26 enero 2016

Reseña: El secreto del trapecista




Título: El secreto del trapecista
Saga: Las crónicas de fortuna, #1
Autor: Javier Ruescas

Editorial: Destino
Páginas: 336
Año: 2015
Precio: 12.95€
Edición: Tapa dura
Para Kyle, ser circense es un problema. Para Lavelle, una maldición. Para Gunnir, un sueño.

Estos tres amigos siempre han soñado con una vida más allá del siniestro orfanato en el que han crecido. Hasta que un día, Kyle descubre que en realidad es circense, y esa misma noche unos hombres lo raptan y lo meten en un carro. Lavelle, una joven payasa que odia hacer reír, y Gunnir, un chico corriente que sueña con ser mago, no dudarán en ir trás él.

Sin saberlo, están a punto de embarcarse en la aventura más grande de sus vidas y del reino de Fortuna, donde hablar con animales, controlar el fuego, bailar sobre la tela de una araña, conocer el futuro o volar sobre los tejados es posible.


Ya hacía bastantes años que tenía ganas de leer algo de este autor. Siempre me ha llamado la atención, pero nunca había tenido la oportunidad de tener algo suyo entre mis manos (excepto Pulsaciones). Aunque a mí me apetecía probar con algo un poco más juvenil, esta fue la novela que llegó antes a mis manos, por lo que no tardé en ponerme con ella.

En este caso, los protagonistas son tres niños: Kyle, Lavelle y Gunnir. Juntos viven en un orfanato y no saben nada acerca de sus padres biológicos, tampoco han tenido la oportunidad de saber lo que es vivir con una familia y no les gusta demasiado estar en ese lugar, ya que siempre se meten en líos, los busquen o no. Un día, las cosas se complican cuando parecen secuestrar a uno de ellos y los otros dos corren en su ayuda, alejándose bastante de su "hogar" y sabiendo que la situación se puede volver realmente peligrosa.

Como dice la sinopsis, un par de ellos tienen un talento especial, son circenses, por lo que deberían dedicarse a realizar actuaciones en un circo y convivir con personas que poseen diferentes dones. A lo largo del libro, suceden una serie de acontecimientos bastante peliagudos, pero en los que no quiero explayarme demasiado porque sería contar casi toda la trama y perdería la gracia.

Pese a estar ante un libro más bien infantil, ha conseguido entretenerme bastante y la historia en general me ha gustado. El mundo circense no es algo que se trate a menudo en la literatura y me ha resultado curioso poder adentrarme en él. Por supuesto, tampoco podemos esperar que haya una serie de hechos super retorcidos o que sucedan mil giros de tuerca, pero sí podemos disfrutar de varias etapas, conocer a personajes tanto buenos como malos (y algún otro que no sabe muy bien de qué lado está) y también alguna circunstancia inesperada que nos hará no querer soltar el libro.

Al ser el primer volumen de una trilogía, el final queda bastante abierto y lo cierto es que me he quedado con bastantes ganas de saber cómo sigue. Por suerte, podré ponerle solución pronto, ya que el segundo libro ya está en mis manos y no tardaré demasiado en devorarlo. 

En conclusión: El secreto del trapecista es buen comienzo de trilogía, entretenido, rápido de leer y con una serie de personajes que desprenden ternura. Además, ya tenéis publicados todos ellos, por lo que no hay excusa para no darle una oportunidad.

15 enero 2016

Reseña: La espada de Shannara




Título: La espada de Shannara
Saga: Las crónicas de Shannara, #1
Autor: Terry Brooks
Editorial: Oz
Páginas: 578
Año: 2015
Precio: 24.50€
Edición: Tapa blanda con solapas
Cuanto tan solo era un bebé, Shea fue abandonado en la puerta de los Ohmsford y, desde entonces, ha sido uno más de la familia y ha llevado una vida pacífica en Valle Sombrío. Todo cambia con la llegada de un misterioso visitante, el druida Allanon, que trae noticias estremecedoras: el tenebroso hechicero que ya asoló el mundo en una ocasión ha despertado.

La única arma capaz de derrotar al hechicero es la espada de Shannara, pero solo el verdadero heredero del elfo Shannara podrá empuñarla y salvar el mundo que conocen. ¿Será Shea el elegido?


En cuanto oí hablar de este libro, quise leerlo. La fantasía épica es un género que me gusta mucho y la sinopsis me pareció muy interesante, por lo que me apeteció mucho darle una oportunidad. Además, estaba a punto de estrenarse una serie de televisión basada en él y yo tengo la manía de no ver series o películas antes de leer sus novelas correspondientes. Puede que algunos ya conozcáis esta historia, pues tiene bastantes años y, de hecho, ya existía una edición española (aunque debe de estar descatalogadísima, pero quién sabe, quizás algún familiar vuestro la tenga por casa).

En este caso, el protagonista es Shea, un medio elfo que fue adoptado por la familia Ohmsford y se ha criado como uno de ellos. Su vida siempre ha sido muy tranquila pero, de repente, un imponente druida llamado Allanon aparece con una extraña y peligrosa misión: al parecer, se cree que es el único descendiente de los Shannara y el único capaz de empuñar la espada que acabará con el terrible mal que acecha todo su mundo. Es entonces cuando, junto con su hermano Flick, se adentrará en esta aventura sinsentido, recorriendo tierras que nunca pensaron visitar y enfrentándose a peligros que nadie desearía.

Cuando empecé la historia, ya sentí que todo iba un poquito lento, pero creo que con este género es algo que suele pasar y no le di mucha importancia; el problema llegó cuando los días iban pasando y yo no conseguía avanzar demasiado, lo cual me frustraba un poco. Me estaba gustado, pero a la vez no podía evitar pensar que tenía mucha paja, descripciones a montones y pocos diálogos (de hecho, en cuanto la abres ya te das cuenta de la densidad que tiene). Llegado a un punto, quería saber cómo avanzaba todo, seguir leyendo, pero también era consciente de que, de todo lo que había leído, podían haber quitado la mitad. Otro problema es que la traducción/corrección en ocasiones me sacaba un poco de mis casillas, ya que -entre otras cosas- fueron unas cuantas veces en las que vi palabras que sobraban o que incluso faltaban (como poner un "que" sin venir a cuento o que faltase una palabra similar, lo que hacía que tuviese que darle yo misma sentido a la frase).

Pero no todo es malo, la historia me ha gustado y los personajes también. Siempre se espera que el protagonista tome la riendas, que los demás queden relegados a un segundo plano y él sea siempre la clave para ayudar a todo el mundo. En este caso no es así y eso me ha encantado. Creo que todos los personajes tienen un papel importante, como por ejemplo su hermano Flick o su amigo Menion (no puedo quedarme sin nombrar a Balinor y a Hendel); es más, una buena parte de la historia se desarrolla con todos esos personajes separados y podemos ver claramente cómo cada uno de ellos es vital para que todo cobre sentido. En muchos casos, el propio Shea parece más secundario que protagonista y son los demás los que van realizando heroicidades (o meteduras de pata). Además, podemos ver que no son precisamente perfectos, sus defectos son notables en muchos momentos, pero también su evolución a lo largo de las páginas.

De algo que me di cuenta -y me extrañó bastante- es que no aparecían mujeres, yo leía y leía, pero en todo momento los personajes eran masculinos. En vez de verlo como algo negativo, pensé: al menos así me libro de la típica damisela en apuros o de un amor a primera vista. Pero antes lo digo y antes tengo que tragarme mis palabras. Cuando por fin apareció una mujer, aunque no era excesivamente frágil, sí hubo un romance que consideré muy sacado de la manga. Me pareció coherente la forma de introducir el personaje en la historia, encajaba bien, lo que no me hizo tanta gracia fue que, de repente, surge un amor incondicional que me pareció más de relleno que otra cosa. Quizás el autor pensó que había que darle cierto toque romántico, pero a mí me habría resultado más creíble si se hubiera quedado en una simple "atracción" y, en todo caso, haber surgido más adelante.

Aunque la historia se me hizo lenta y tuvo algunas cosillas que no terminaron de convencerme, conforme nos íbamos acercando al final, me iba enganchando más. La batalla definitiva me gustó mucho, ocupa unas cuantas páginas y agredecí que no pasase todo en un abrir y cerrar de ojos, porque bastante relleno había tenido ya como para que encima no me detallasen bien lo importante. Pero no puedo tener queja al respecto, todo se alargó como se merecía y eso es un punto muy positivo. Por un momento pensé que no iba a haber muertes importantes, me daba la sensación de que el autor no iba a tirar por ese camino y todos sabemos que en estas historias mueren personajes destacables sí o sí, peeeeero finalmente las cosas se desarrollaron como la novela merecía y, aunque me dio pena perder a unos cuantos personajes que me gustaban, eso hizo que todo pareciera más realista. 

Y, como veo que ya me estoy enrollando bastante, voy a terminar diciendo que se me han quedado ganas de continuar con la siguiente novela, la cual espero que sea al menos un poco más ligera que esta. También que, si no os apetece introduciros en una saga o en la trilogía principal, considero que este libro se puede leer suelto, el final queda un poco abierto para una nueva aventura, pero la de este libro se cierra sin problema. Y, por último, que sigo con ganas de ver la serie, pero esperaré a haber leído la trilogía completa para darle una oportunidad.

En conclusión: La espada de Shannara es un comienzo de trilogía que, aunque se me ha hecho algo pesado y lento, me ha dejado buen sabor de boca. Tanto la historia como los personajes han sido de mi agrado y, si bien creo que le sobran unas cuantas páginas, también considero que merece la pena darle una oportunidad (eso sí, si os gusta el género y no buscáis algo ligero).

 

04 enero 2016

Reseña: Entre dos universos





Título: Entre dos universos
Autora: Andrea Tomé
Editorial: Plataforma Neo
Páginas: 476
Año: 2015
Precio: 16.90€
Edición: Tapa blanda con solapas
Salva y mía, fans de los Beatles y el cine de terror de serie B, tienen un hobby poco habitual: asaltar casas abandonadas. Se cuelan en edificios en ruinas, se asoman a las ventanas y se preguntan cómo era la vida allí.

Una noche, su juego da un giro inesperado. En el alféizar de una de esas casas encuentran una caja. Y la caja guarda las cenizas de un muerto. De repente, un sinfín de preguntas los asalta. ¿Quién fue ese hombre? ¿Por qué estaba allí? ¿Qué tiene que ver con ellos?

El problema es que a Salva no le queda mucho tiempo para encontrar las respuestas que necesita, ni tampoco para descubrir sus verdaderos sentimientos hacia Mía...

 
Ya había tenido la oportunidad de leer a esta autora con Corazón de mariposa y, aunque fue una novela que no estuvo mal, tampoco terminó de convencerme demasiado. Esta historia he podido disfrutarla más y me ha dejado con mejor sabor de boca.

En este caso, los protagonistas son Salva y Mía, una pareja de "amigos" que suelen visitar casas abandonadas por puro placer, hasta que llega el día en el que, en una de ellas, encuentran las cenizas de un hombre y se sienten obligados a descubrir quién era y por qué acabó en ese lugar.

Lo primero que me gustaría comentar es que, como en su anterior novela, esta autora nos vuelve a relatar una historia en la que la enfermedad está muy presente. Si bien el tema de la anorexia se trata, en este caso, más en un segundo plano, la leucemia cobra protagonismo. Aunque es un tema muy delicado, es capaz de tratarlo de manera realista pero sin resultar macabro.

La trama me ha gustado bastante, sobre todo el tema de la investigación, así como que todo estuviera en parte vinculado a los libros. Aunque he de reconocer que, aunque me apetecía ir descubriendo qué iba pasando, aunque quería llegar al final, a la vez se me hizo bastante pausada. En este caso, creo que eso no es malo, ya que una historia de estas características -con unos personajes con un tipo de problemas bastante graves- no podía realizarse de otra manera. Pienso que es un detalle que la ha hecho más realista, aunque en alguna ocasión me habría gustado apretar el acelerador.

Si algo me ha escamado un poco es que ciertos detalles me parecieron algo cogidos con pinzas, quiero decir, hay ciertos momentos en los que, por ejemplo, se dan cuenta de un detalle de repente, como si hubiera sido muy obvio desde un primer momento, o alguna otra ocasión en la que, después de un par de comeduras de cabeza, consiguen lo que buscaban con un par de clicks. Entiendo que era la única manera de que todo cobrase de forma, de poder seguir avanzando, pero a la vez me dio la sensación de que en la vida real no habría funcionado así.

Pese a todo eso, la historia me ha gustado, los personajes me han parecido de lo más creíbles, con sus cosas buenas y malas, y me he entretenido hasta el final. Algo muy destacable es que la autora ha sabido plasmar muy bien los sentimientos de todos en general, tanto del que sufría la enfermedad como de sus seres cercanos, para los que tampoco es sencillo pasar por una situación así. Además, creo que deja muy clara la enseñanza de que hay que disfrutar de la vida de la mejor forma posible y no tener miedo a la muerte.

En conclusión: Entre dos universos me ha dejado mejor sabor de boca que la anterior novela de esta autora. Con unos personajes de lo más creíbles y un realismo que refleja a la perfección lo dura que puede ser la vida, pero también los buenos momentos que podemos llegar a disfrutar.