30 abril 2014

Reseña: Nadie como tú




Título: Nadie como tú
Saga: Nadie como tú, #1

Autora: J.A. Redmerski
Editorial: Planeta
Páginas: 480
Año: 2014
Precio: 17.90€
Edición: Tapa blanda con solapas
«—Hay que vivir el presente -afirma.
—¿Qué es para ti vivir el presente? -le pregunto.
—Pues simplemente que pensar y hacer planes es una gilipollez -afirma-. Si piensas en el pasado, no avanzas. Vive en el momento, donde todo es como debe ser, tómate tu tiempo, pon freno a tus malos recuerdos y llegarás adonde quiera que vayas a llegar mucho más deprisa y topándote con menos baches en el camino.»

Todo viaje es una aventura en la que a veces tienes que romper con todo, perderte, arriesgarte por tus sueños. Déjate llevar por el corazón; el amor te está esperando en alguna parte. ¡Sal a buscarlo!


Después de que todo el mundo hablase maravillas de esta novela, no pude resistirme a que cayera en mis manos. Tenía muchas ganas de ponerme con ella y ver qué era eso tan especial que tenía, por lo que no tardé demasiado en empezarla.

La protagonista es Camryn, una chica que ha pasado por algunas dificultades en su vida (entre ellas, perder a su pareja en un accidente) y que, después de una discusión con su mejor amiga y agobiada por todos esos problemas, decide marcharse sin rumbo fijo. En medio de ese viaje conoce a Andrew, un chico que ronda su edad y, aunque en un primer momento no quiere saber nada de él, sus destinos se acaban uniendo de forma inesperada.

Juntos terminarán haciendo un viaje por carretera que, aunque dura pocos días, parece que lleven meses el uno al lado del otro. Pronto la cosa tendrá que llegar a su fin y parece que ninguno de los dos quiere separarse. Casi sin darse cuenta han creado un enorme vínculo entre ellos y les cuesta imaginar cómo será todo cuando todo acabe.

Como podéis ver, la trama no tiene nada fuera de lo común y ciertamente no es que haya muchos giros de tuerca a lo largo de la historia. Pero, pese a esto, desde la primera página te sumerges en una aventura de la que cuesta salir, capítulo a capítulo quieres saber qué pasa con los dos protagonistas, qué les sucederá a continuación o qué esconden respecto a su pasado. 

Ambos me han gustado bastante, cada uno de ellos a su manera. Los dos son muy fuertes y, aunque tienen ciertas cosillas que pueden llegar a sacar de quicio, se hacen querer y eso es lo importante. Respecto a los secundarios... la mejor amiga de la protagonista comenzó pareciéndome una petarda, pero finalmente no la odié tanto como pensaba, de los demás no tengo mucho que decir, ya que salen en contadas ocasiones.

Sobre el ritmo de la historia... empieza muy bien y, como dije antes, engancha y quieres seguir leyendo pero, personalmente, me perdió un poco de magia cuando se dejó algo de lado la atracción y se empezó a profundizar en un tema más amoroso. De todas formas, no tengo queja, aunque si algo me ha sacado un poco de quicio son los constantes «nena» que empieza a repetir Andrew más o menos desde la mitad del libro hasta el final; demasiado cargante para mi gusto.

Sobre el final tengo que admitir que me ha decepcionado un poquillo. Me esperaba algo diferente, algo que me sorprendiese o que me dejase con una sonrisa, algo más especial, algo que creía que se merecían ambos protagonistas y... me he encontrado con más de lo mismo. Un final nada sorprendente, repetitivo y claramente predecible, lo que ha conllevado a que no me pareciera una novela tan asombrosa como considera la mayoría de la gente. Eso sí, a mí me ha parecido muy cerrado y si lo que os apetece es leer un libro único y pasar un poco de las sagas, podéis considerarlo como tal.

En conclusión: Nadie como tú contiene una narración sin ningún tipo de pelos en la lengua, un realismo que engancha y unos personajes adorables. Pero que, aun así, no ha sabido darme del todo la chispa que necesitaba para que me llegase por completo.

 

08 abril 2014

Reseña: Corazón de mariposa




Título: Corazón de mariposa
Autora: Andrea Tomé
Editorial: Plataforma Neo
Páginas: 272
Año: 2014
Precio: 15.90€
Edición: Tapa blanda con solapas
Victoria y Kenji comparten un secreto: las cicatrices que recorren sus muñecas. Para ella, los días transcurren contando calorías e intentando que su hermana no la obligue a comer más de lo que ella considera suficiente. Él vive escondiendo las marcas de su pasado bajo tatuajes y trabajando de sol a sol en un bar para amantes del rock.

Ambos están solos, aislados del mundo...

Hasta que Kenji descubre a Victoria en los baños del bar donde trabaja rodeada de un charco de sangre. Todos creen que ha intentado suicidarse, porque sufre anorexia, porque su novio acaba de dejarla, porque en definitiva parecía inevitable. Pero nadie la entiende realmente... hasta entonces.

Victoria y Kenji se mueven a la velocidad de la vida e, inevitablemente, acabarán encontrándose.


Decidí darle una oportunidad a este libro por dos motivos: el primero es porque sabía que una historia narrada por una persona que ha sufrido algo semejante tenía que ser, cuanto menos, creíble; el segundo es porque la autora es gallega y siempre me gusta dar oportunidades a la gente de mi tierra.

En esta historia tenemos como protagonista a Victoria, una chica que sufre anorexia desde hace mucho tiempo y que, aunque en ocasiones quiere superarlo, día tras día lucha contra una enfermedad que la obliga a adelgazar, a dejar de comer, a vomitar y, en general, a machacarse físicamente. Por otro lado tenemos a Kenji, un chico que, al igual que ella, se hace cortes en las muñecas, pero por un motivo totalmente diferente. Su pasado le atormenta y esa es su forma de buscar una salida.

Un hecho indiscutible es que se nota que el libro está escrito por una persona que sabe de lo que habla. Nos hace introducirnos de lleno en un mundo bastante desconocido para la mayoría y plantearnos cómo son las cosas desde el otro lado. Cómo lo que para nosotros es simplemente "obligar" a una persona que sufre esa enfermedad a que coma y cómo para ella es una tortura, como si la estuvieras llenando como una piñata. Es bastante curioso ver este punto de vista ya que, aunque nunca me he tomado la anorexia y la bulimia como una tontería (y conozco a gente que la sufre), nunca había podido comprender tan bien la situación.

Aun así, ninguno de los protagonistas ha conseguido llegarme realmente. Sí, he podido saber más sobre el tema y agradezco el punto de vista que ha sabido darme. En cuanto a dato para conocer la enfermedad no tengo queja ninguna, pero analizando la historia en sí... no he llegado a empatizar del todo. La protagonista, Victoria, me ha resultado demasiado cargante. Entiendo que la enfermedad sea dura y estoy convencida de que la gran mayoría de la gente que la sufre no pueden evitar comportarse de ese modo, pero a la vez me resultaba muy difícil poder empatizar con una persona que solamente tenía en mente no comer, vomitar, contar calorías o mentir para poder realizar todo eso. No lo veo como algo absurdo, pero es complicado que un personaje de ese tipo llegue a agradar. 

Por otro lado, Kenji tampoco me ha terminado de convencer y su historia me ha parecido un poco fuera de lugar. Todos tenemos problemas y estoy convencida de que mucha gente ve una solución semejante para los suyos, pero cuando explican el por qué de su situación, los motivos de su culpabilidad, su tortura diaria... me he quedado bastante fría. No es que su historia me pareciera poco creíble, sino que quizá lo que no acabó de convencerme es que el camino de los dos protagonistas se uniese y, por lo tanto, creo que ha quedado algo forzado.

Respecto a los secundarios, sí ha habido algún personaje que me ha gustado, como los compañeros del Dragón Fe, de los que no sabe demasiado, pero que dan un poco de chispa a la historia. En cuanto a la hermana, madre y ex novio de la protagonista, un poco irritantes en ocasiones y totalmente indiferentes el resto del tiempo.

Sobre el final tengo que decir que, aunque no me ha desagradado y realmente piense que no está mal y que la cosa podía haber terminado de una manera mucho más horrible, también me ha dejado un poquito fría. Me ha parecido un poquito de relleno para que todo quedara más o menos decente y, cuando pensaba que al fin la protagonista iba a ser menos desquiciante, creo que ha terminado pareciéndomelo más que nunca.

En conclusión: Corazón de mariposa es una novela que, como tal, no ha terminado de gustarme, pero sí su trasfondo y el hecho de ayudarnos a conocer cómo es vivir al otro lado de una enfermedad tan complicada. Aun así, me parece que la autora tiene futuro y estoy segura de que, si algo suyo cae en mis manos, no dudaré en leerlo.