05 abril 2013

Reseña: La crónica de fuego




Título: La crónica de fuego 
Saga: Los libros de los orígenes, #2
Autor: John Stephens
Editorial: Montena
Páginas: 460
Año: 2013
Precio: 17.95€
Edición: Tapa dura con sobrecubierta
Emma, Kate y Michael acaban de descubrir que, después de diez años desaparecidos, sus padres podrían estar vivos. Magnus el Siniestro, la criatura más cruel que hay en la Tierra, los secuestró porque sabían mucho, incluso demasiado, sobre los Libros del Principio. Ahora los hermanos también han descubierto varias cosas sobre estos libros: son tres, dan un poder extraordinario a quien los posea... y, según una profecía, ellos son los únicos que pueden liberar su magia y protegerla. De hecho, ya tienen uno, el Atlas Esmeralda, pero Magnus quiere ofrecerles un trueque muy tentador: sus padres a cambio del libro. Volverían a ser una familia..., pero saben que él lo quiere para dominar el mundo y sumirlo en las tinieblas. Algo muy peligroso.

 
PUEDE CONTENER SPOILERS DEL ANTERIOR LIBRO.

Después de releer El atlas esmeralda y de que me gustase más que la primera vez, tenía muchas ganas de saber cómo continuaba la historia de estos hermanos.

Y es que, en esta segunda parte, tendremos que leer a dos bandas. Los hermanos, siempre tan unidos, se separan sin querer. Por un lado, Kate está en el pasado y Emma y Michael en el presente. Tienen que encontrar el segundo libro de los orígenes cuanto antes y, el destinado a utilizarlo en este caso, es el varón. Si bien ya había peligro de por sí, este segundo libro -la crónica- es mucho más peligroso que el anterior, con unos poderes impresionantes y valioso a más no poder, cargará a su protector con un peso casi imposible de soportar.

Si algo me sabe un poco mal de los dos libros publicados hasta ahora es que me cuesta bastantes páginas meterme en la historia, siempre se me hacen ligeramente pesados al empezar aunque, cuando la acción empieza, es un no parar. Engancha, sorprende y, aunque los capítulos no son cortos, empiezas a pasar páginas sin darte cuenta.

En este caso, la historia me ha gustado más. Los personajes han madurado, sobre todo Michael, que es el protagonista de ese segundo libro. Podremos conocerlo mucho más de lo que conocimos a sus hermanas hasta ahora, aunque precisamente su papel aquí también hace que profundicemos en otros personajes, viviendo pequeños recuerdos de sus vidas y, a su vez, conociendo detalles interesantes. Todos ellos son más profundos, más fuertes y más valientes, aunque también tienen miedos y dudas imposibles de evitar, lo que hace que los veamos muy humanos.

Resulta un poco raro que Michael cobre el protagonismo que tenía Kate en la primera parte, pero lo cierto es que ha conseguido transmitirme más sentimientos. Desde luego, ella también tiene un papel importante aquí, aunque no está junto a sus hermanos, tendrá que lidiar con sus propias batallas. Emma es el personaje que menos "importancia" ha tenido de los tres aunque, considerando que será la protagonista del tercer libro, no hay quejas.

También tendremos la oportunidad de saber bastante más acerca de Magnus el Siniestro, un personaje muy importante del que se habló muy poco cuando salió a la luz. Sabiendo así por qué se ha convertido en lo que es, cómo es capaz de vivir tantos años, qué pretende hacer, etc.

Algo que he echado de menos son los enanos que tanto me gustaron en el anterior libro, se habla acerca de ellos, pero no aparecerán en la historia. A su vez, tendremos unos sustitutos, los duendes que Michael tanto aborrece. Irritantes en muchas ocasiones, pero también con un lado bondadoso y valiente que tendremos el placer de conocer. Sin duda, han sido de lo mejor junto con Gabriel, ese hombretón del que os hablé en la anterior reseña y al que es imposible no apreciar. Espera, ¿aún no he nombrado a Rafe? ¡Pero si es un personaje genial! Lo conoceremos en el pasado que habita Kate, junto con otros niños de carácter peculiar. Rafe es misterioso, de esos personajes que crean chispa y que te hacen necesitar saber qué tienen de especial, aunque ni él mismo sabe bien qué está pasando. Sin duda, dará mucho juego.

Y, por si todo esto fuera poco, ¿qué tal si incluímos un dragón parlante, un loco que proteje la crónica y que no está dispuesto a soltarla y un ejercito enorme de chirridos? Desde luego, esta segura parte supera a la primera, aunque les he puesto la misma nota a la dos, en la primera noté una historia más fría y bastante más introductoria. En este caso, las cosas han cambiado, los hermanos han conseguido adentrarse en el mundo de la magia y la maldad, pero incluyendo de nuevo la valentía, la amistad y el amor, tanto por la familia como por los amigos. Una saga que, sin duda, nos ofrece -a parte de un mundo que contiene millones de cosas geniales- unos valores y unos sentimientos que llegan adentro.

Un detallito que quiero añadir es que adoro al autor por haber hecho que los protagonistas de su libro viajasen brevemente a Galicia (sí, presumo de tierra), un lugar que nunca sale en los libros y mucho menos en uno escrito por un autor americano.

En conclusión: La crónica de fuego vuelve a atraparnos entre sus páginas, pero esta vez con más acción, más peligro, más enemigos y más muertes inmerecidas, a la vez que nos augura una tercera parte aún más intensa y emocionante.


Gracias a Montena.

2 comentarios:

Ainoa 13♥ dijo...

Tiene que estar interesante el libro:)

Little Red dijo...

Muy buena la reseña. Gracias :)



Little Red Reading Hood
http://littlered-readinghood.blogspot.com.es/