06 agosto 2012

Reseña: El juego de la oca

 


Título: El juego de la oca
Autor: Fran J. Marber
Editorial: ECU
Páginas: 290
Año: 2012
Precio: 15.80 €
Edición: Tapa blanda con solapas





Se pueden contar por miles los peregrinos que cada año recorren el Camino de Santiago con la intención de visitar al santo apóstol. Y lo hacen ignorando que ese sendero por donde ahora transitan perteneció siglos atrás a un oscuro ritual de sacrificios paganos. Lo que todos conocemos como El Juego de la Oca, ha logrado llegar hasta nuestros días bajo el formato de un inocente entretenimiento infantil, cuando en realidad lo que oculta es un ancestral rito iniciático que los antiguos maestros canteros medievales trataron de mantener vigente. Por tanto, cada una de sus siete pruebas: los puentes, la posada, el pozo, el laberinto, los dados, la cárcel y la muerte, ha existido y tiene una ubicación real en varios de los pueblos por donde transcurre la mítica “ruta francesa” que va desde Roncesvalles hasta Finisterre.
En el año 1965 se produjeron en el norte de España una serie de misteriosos asesinatos que quedaron sin resolver. Unos crímenes que pudieron estar relacionados directamente con los sacrificios que el olvidado “Camino de las Ocas” exigía a quien osase transitarlo. Ahora, treinta años después, los hechos se repiten, y tendrá que ser un joven inspector de policía quien deba perseguir a la mente trastornada que tratará de revivir ese macabro juego.
Siete pruebas, dos adversarios y un tablero de juego real. El juego ha comenzado…


Difícil explicaros más sobre esta historia sin contárosla entera, ya que dan una explicación bastante extensa sobre ella en su sinopsis. Es el segundo libro que leo de este autor, con una misma temática pero con una historia y protagonistas diferentes, el primero no me decepcionó para nada y este menos aún. He sentido una especie de conexión con él, supongo que tiene mucho que ver que mi tierra sea el lugar principal donde se ubica esta historia.

Comenzaré hablando de su protagonista: Álvaro, un joven inspector de policía que desde hace años lleva el peso de una pérdida a sus espaldas. Nos relatarán parte de su infancia, en la que conoceremos a su amigo Berto, quien (aunque no lo parezca al principio) será muy importante en esta historia. También sabremos quién fue su último amor y cuánta importancia tiene para él el último beso que dio.

Ahora tiene que resolver un nuevo caso: manchas de sangre en un lugar, un cadáver en una ciudad vecina, dos dedos amputados en otra... Parece que todo está relacionado, pero él y sus compañeros son incapaces de encontrar una explicación, hasta que Álvaro se cruza con una vieja loca que le hará saber que desde el primer momento se ha visto implicado en un antiguo rito pagano llamado el juego de la oca. Sí, el mismo juego al que todos hemos jugado de niños esconde realmente muchos secretos a sus espaldas. Y no sólo este juego está vinculado con antiguos rituales, desapariciones y asesinatos, el camino de Santiago también forma parte de ello y es Álvaro quién deberá seguir las pistas de un asesino que sólo lo considera una ficha más de su juego.

Sin duda, es una historia que me ha atrapado de principio a fin y de la que he querido saber más y más y más. Los lugares de los que se hablan en ella son totalmente reales, al igual que coinciden algunas desapariciones aquí nombradas con casos que sucedieron realmente. Desde que comenzamos a leerla, nosotros mismos somos piezas del juego y es emocionante ver cómo, a través de las páginas, nos adentramos completamente en la novela. Algunos capítulos tendrán números que coincidirán con la parte de la historia que corresponde a cada casilla y, tal y como dice el autor: respetando siempre la suerte o el azar que caprichosamente han ido eligiendo los dados.

Nuestro protagonista y los dos personajes que he nombrado anteriormente no son los únicos importantes. Esta historia no tendría sentido sin el transeúnte (el asesino), la vieja tarada, los compañeros de trabajo de Álvaro, el ermitaño, etc. Un conjunto de personas que pondrán su granito de arena (más grande o más pequeño) para que esta historia tenga sentido. De muchos intuiremos cosas y tendremos razón, al igual que de otros no esperaremos jamás lo que nos depararán.

La ubicación es genial, viajaremos por lugares diferentes de España y su autor se encargará de explicarnos bastante bien qué se encontrará nuestro inspector en cada lugar, lo que nos ayudará a situarnos mucho mejor en las situaciones que vivimos. Además, en algunos casos también estarán incluídas diferentes fotografías que, a mí por lo menos, me han venido muy bien para hacerme una idea mejor de cómo era todo.

El tema del beso que he nombrado anteriormente ha sido mi parte preferida de todo el libro, un secreto mágico, bonito y triste a la vez. Si queréis conocerlo tendréis que adentraros entre sus páginas, ya que sois vosotros mismos quienes debeis descubrir de qué os hablo.

En conlusión: El juego de la oca es libro muy interesante y particular, lleno de misterios y acertijos. Su historia cobrará intensidad a lo largo de sus páginas y nos enganchará hasta el final. ¿Te atreves a descubrir qué esconde el juego?

Gracias a ECU.

5 comentarios:

Lucía dijo...

Me llama muchísimo la atención. Sabía que me sonaba a algo y es que hubo una miniserie que trataba este tema:
http://www.imdb.com/title/tt0206617/

Besos alados,


LU

bells dijo...

la verdad mucho no me atrae pero se le puede dar una oportunidad
besos

Fran J. Marber dijo...

Muchas gracias por vuestra crítica. Sois muy generosos conmigo y siempre será un placer colaborar con este blog. Un beso muy grande, Fran J. Marber.
www.franjmarber.com

Iago Prado dijo...

Pues suena interesante por la sinopsis un tanto integrante, y la opinión personal ha inclinado la balanza para anotarlo a la lista de libros para leer. He tenido poca experiencia con libros de este género pero no me desagradan, al contrario. A ver si lo encuentro por ahí.

Saludos para el autor, que lo tengo sobre mi cabeza :P

Adam J. O dijo...

Parece que es muy buen libro. Creo que me gustaría, mis libros favoritos son los que están llenos de misterios.
Saludos