10 mayo 2012

Reseña: Mar muerto



Título: Mar muerto
Autora: Brian Keene
Editorial: Dolmen
Páginas: 248
Año: 2011
Precio: 17.95 €
Edición: Tapa blanda con solapas




Las calles de la ciudad ya no son seguras. Están plagadas de zombies, de muertos vivientes, depredadores putrefactos que se esfuerzan por sobrevivir, pero sus expectativas son peores cada día que pasa. Otros han huído, embarcados en una búsqueda frenética de algún lugar en el que evadirse, aunque sea brevemente, de la matanza que les rodea.

Lamar Reed y unos cuantos más han encontrado ese refugio en un viejo buque Guardacostas, en alta mar, separados por una gran llanura de agua de las manos ansiosas y los dientes afilados de los muertos.
Esos supervivienes desesperados están totalmente aislados, alejados de los peligros de tierra firme, pero su refugio no tardará en convertirse en una trampa mortal, y ellos descubrirán que estar aislado significa también que no tienes donde escapar.



Siempre me han llamado la atención las historias de zombies pero, últimamente, tengo una especie de necesidad de leer cosas relacionadas con ellos. Casi todos los títulos de esta editorial son de esta temática, por lo que se está convirtiendo en una de mis favoritas (además, me gusta mucho el tipo de edición que utilizan).

Brian Keene es un autor que ha ganado el premio Bran Stoker en dos ocasiones y ya ha escrito varias novelas de zombies con anterioridad. Reconozco que nunca había leído nada escrito por él, pero tenía la sensación de que no me defraudaría.

En esta historia tenemos como protagonista a Lamar Reed que, a diferencia del típico protagonista estadounidense, es afroamericano y homosexual. Todo el que lo conoce piensa que, al salir de un gueto, ha vendido o consumido drogas, aunque en realidad nunca ha sido conflictivo ni se ha dejado llevar por las bandas. Tampoco esperéis que sea el típico gay locaza que nos encontramos en muchas ocasiones, es un chico normal que se siente atraído por el género masculino. Esos detalles hicieron que desde el primer momento me pareciese un protagonista con potencial.

Desde el inicio de la novela nos relatará como ha comenzado todo: Un día cualquiera, las ratas comenzaron a emerger de las alcantarillas, pero no eran ratas vivas, habían muerto y vuelto como seres horribles. Atacando a las personas en cuanto tenían la oportunidad, consiguieron que el virus se propagase con rapidez. No todos los animales se infectaron, había algunos como las aves o los caballos, que eran inmunes. Los medios lo llamaron la venganza de Hamelin: el regreso de las ratas que el flautista se llevó con él y que habían regresado para vengarse. Lamar y un grupo de personas intentarán huír de la ciudad, hayando como solución adentrarse en el mar. Puede que esto les salve la vida, o todo lo contrario...

Me ha parecido muy original cómo el autor comienza el relato explicando que todo empezó con las ratas y cómo combina con ello una fábula muy conocida por todos. No en todas las historias de zombies los animales se contagian con el virus y es bastante llamativo ver como, en este caso, sólo algunos lo hacen (o quizás sólo sea así temporalmente). A lo largo de la historia iremos viendo como la forma de pensar de nuestro protagonista va cambiando con el paso del tiempo. ¿Es un héroe? ¿Un pringado cualquiera? ¿Merece la pena vivir? ¿Existe un futuro diferente a morir y volver como un no-muerto? Si queréis saber las respuestas, tendréis que buscarlas entre sus páginas.

La forma de narrar de Brian Keene me pareció muy ágil y constante. Toda la historia mantiene un ritmo activo y no decae en ningún momento. Aunque tenemos más acción cuando aparecen zombies, no baja mucho cuando no están presentes. A través de nuestro protagonista nos hará ver como el instinto de supervivencia aflora aunque no queramos. Cuando vemos que no merece la pena seguir viviendo y ya no hay nada por lo que luchar, seguimos sin ser capaces de rendirnos. Aunque no tengamos un motivo para seguir viviendo, somos incapaces de quedarnos quietos y dejar que acaben con nosotros.

Es increíble como consigo engancharme con este tipo de historias. Su autor ha conseguido que no pudiera parar de leer, que se me erizara el vello cada vez que aparecian muertos y que mi propia mente pensara soluciones para que pudieran sobrevivir. No todas los autores consiguen esas ganas de no soltar el libro hasta llegar a la última página y, cuando alguno lo consigue, me invade una sensación de gratitud hacia esa persona. Me sorprende como alguien es capaz de conseguir que podamos vivir una historia escrita en papel como si nosotros fueramos protagonistas y engancharnos desde la primera hasta la última línea.

Sin duda, intentaré conseguir más novelas de este autor. Me gustaría comprobar si, teniendo la misma temática, son capaces de aportarme la misma emoción que esta sin resultarme más de lo mismo. Tengo la sensación de que no me defraudarán y espero de verdad que sea así.

En conclusión: Si os van los zombies, os puedo asegurar que este autor va pisando fuerte, consiguiendo incorporar en una historia de este tipo puntos bastante originales que harán de ella algo increíble.


Gracias a Dolmen.

5 comentarios:

Sileny dijo...

Hola!
Lo tengo apuntado en mi lista de deseos*.*
Es curiosísima la idea de las ratas que propagan la enfermedad pero a la vez tan lógica. No sabes las ganas que tengo de probarlo, con lo que me gustan lo zombis!xD
Un besote!

Nesa Costas dijo...

Me gusta lo que cuentas, me lo anoto.
Curioso lo de las ratas.
Un beso y gracias por la reseña.

Ariel dijo...

Yo antes no trgaba a los zombis pero desde que me he leido R y Julie me encantan, aunque ya se que no será lo mismo la historia del priero con la que has reseñado, de todas maneras me lo apunto para más adelante, a ver si tengo suerte y me lo leo. Un besin

susana dijo...

A mi los zombis me estan empezando a gustar asi que me lo apunto.
Un beso!!!

Pinkiland dijo...

No he leído nada acerca de zombis, así que tendré de ponerme, a ver que tal.

Saludos!!