28 mayo 2012

Reseña: Amanda Linus y el asesino invisible

 


Título: Amanda Linus y el asesino invisible
Autor: Mario García de Quirós
Editorial: Atlantis
Páginas: 242
Año: 2011
Precio: 18.00 €
Edición: Tapa blanda con solapas




La adolescente Amanda Linus llega a Cádiz desde los Estados Unidos y comienza a estudiar en un colegio religioso donde sus compañeros no la aceptan muy bien debido a su aspecto tenebroso y sus tendencias sociópatas, que resultan evidentes cuando el primero de la clase saca un cuchillo de cocina en medio de una lección. Como solución deciden llevarla a un psicólogo, pero todo se complica cuando, al día siguiente, una de las alumnas con las que había discutido aparece muerta.
Es entonces cuando comenzará a tener visiones y hablar con su osito de peluche, que dice ser un espíritu protector y le explica que ella es una bruja que deberá resolver el caso del asesinato de su amiga si quiere salvar su propia vida. Por si fuera poco, todo se complica con los fantasmas de unas trillizas, una doppelgänger muerta y psicópata, y una antigua leyenda relacionada con las posesiones y la magia negra.


Amanda es una chica de catorce años bastante peculiar. Se ha mudado hace poco y ya es el tercer colegio al que asiste en Cádiz. El primer día de clase, saca un cuchillo de su mochila y cunde el pánico en la escuela. Después de una bronca de la directora, tendrá que comenzar a asistir al psicólogo. Aunque parece que todo se solucionará pronto, su vida se complica cuando asesinan a la compañera de instituto a la que amenazó delante de todos. Amy es la principal sospechosa, alguien quiere inculparla, pero... ¿quién?

Ante todo nos encontramos con un libro muy peculiar, que me ha sorprendido gratamente gracias a su originalidad. Tenemos como protagonista a Amanda -o Amy-, una joven que, en mi opinión, no está muy bien de la cabeza y, aunque tiene actitudes graciosas, algunas de las cosas que hace o ha hecho me parecen de una persona con un trastorno mental. A lo largo de la historia nos explican que acostumbra a estar sola y tiene un carácter bastante sociópata, lo que no la ayuda para nada en su día a día.

En el instituto conocerá a Tristán, el único chico que no se aleja de ella y por el que empezará a sentir una conexión especial. También tendrá que vérselas con Yoli, la típica chica soy-super-popular-y-me-importáis-todos-una-mierda que la pone en el ojo de mira. Amy, que si por algo destaca principalmente es por no saber cerrar la boca ni dejarse acojonar por nada, se encara con ella y la amenaza delante de todo el colegio. Si ya es un problema tener esa actitud en un colegio de monjas, más lo es aún cuando Yoli aparece asesinada al día siguiente. Obviamente, después de haberla amenazado, ella es la principal sospechosa. Y si estos no fueran suficientes problemas para una niña de catorce años, descubre, gracias a su osito de peluche, que es una bruja. Sí, habéis leído bien. No es que su osito de peluche tenga vida propia, sino que su cuerpo está siendo utilizado por un Akestan, un compañero de brujos.

Existen dos clases de Akestan, los Familiares: una especie de mascotas que ayudan a canalizar la magia de un brujo, y los Guardianes: espíritus que han jurado obedecer y proteger a los brujos para librarse del tormento eterno. Su osito es uno de ellos, John «Madman» Hattigan, el carnicero de Oaksville. Un famoso asesino que arrebató la vida de 39 personas en 1933, pero que, al parecer, no lo conocen ni en su casa. Con la ayuda de Hattigan, tendrá que averiguar quién intenta inculparla del asesinato y por qué. ¿Quién será el asesino invisible?

Como ya he dicho anteriormente, si hay algo por lo que destaque este libro principalmente, es por su originalidad. Me ha gustado mucho cómo se ha desarrollado todo a lo largo de la historia. Mario ha sabido hacer varios giros de tuerca que hacen que te enganches más y más y quieras saber de una maldita vez quién es el asesino. Aunque hay algunos momentos en los que se intuye, sin darnos cuenta nos acaba metiendo en una especie de laberinto, en el cualquier salida puede ser posible.

Me ha gustado mucho su desarrollo y ha tenido un final bastante sorprendente, en el que me esperaba algunas cosas, pero otras para nada. Intuía cierta conexión con algunas personas y, hubo una en concreto, de la que no lo esperaba. Tenía la sensación de que sería alguien cercano -no, no hablo del asesino-, pero mi mente se fue hacia otro lado -muy cercano, pero otro lado- y no pensó en ningún momento que pudiera ser así.

Pero, a pesar de todo esto, sí ha habido algo que me ha dejado un poco de mal sabor de boca, y es que la protagonista no ha terminado de convencerme. Me ha gustado como comenzó, su carácter al iniciar la novela, esa chispa de no-me-dejo-dominar-por-nadie, pero no me ha gustado esa actitud de loca -a mi parecer- en la que se dedica a intentar manejar como títeres a todo el que se interpone en su camino, sin pensar en lo que esto pueda ocasionar. Siento que es todo demasiado retorcido para una niña de catorce años y, aunque en el fondo se supone que es la buena, a mí me ha dado sensación de maldad durante gran parte de la novela. Creo que la idea base de su actitud estaba bien, pero que se ha pasado la barrera de ser un poco rarita a estar verdaderamente mal de cabeza.

En conclusión: Si os apetece adentraros en una historia bastante original, con magia y asesinatos, acompañados por un osito de peluche y una protagonista que está un poco mal del coco, aquí tenéis vuestro libro. Sin duda, es una lectura bastante entretenida que no querrás dejar hasta llegar al final.

Gracias a Atlantis.

3 comentarios:

Angie Sonríe dijo...

Lo tengo esperando en la estantería, y tengo muchas ganas de hincarle el diente, a ver cuando le hago un hueco porque con tu reseña se me ha abierto el apetito xD
Besitos y gracias por la reseña ^-^

InésM dijo...

No sé, no sé. Lo del osito de peluche no me convence mucho.
Besitos

Adri lunático dijo...

Ya me gustó la sinopsis con lo del cuchillo, y si la prota está mal del coco, tengo que leerlo ^_^
Gracias por la reseña.
Besos