21 abril 2012

Reseña: El brujo de los vientos




Título: El brujo de los vientos
Autora: Miki Monticelli
Editorial: La Galera
Páginas: 352
Año: 2012
Precio: 14.90 €
Edición: Tapa dura




Cassandra tiene casi catorce años, vive en un internado, no le cae bien a nadie y piensa que su situación no puede empeorar. Por eso se refugia en la rutina y el aburrimiento. Lo que ignora es que la vida da unos giros inesperados. Hereda una lámpara roja y un cuadro de una tía lejana. Y conoce a un chico enigmático con la cara llena de cicatrices. Estos hechos, aparentemente intrascendentes, abrirán las puertas de un mundo fantástico, donde todo es posible.

Pero Cassandra tiene la sensación de que la mala suerte le pisa los talones: en este mundo fantástico se está preparando una guerra entre el enigmático Brujo de los Vientos y la Maga del Lago Muerto. Y tendrá que elegir el bando correcto.

¡ACOMPAÑA A CASSANDRA
EN SU ARRIESGADA ELECCIÓN!


Está claro que la edición de esta novela es más que atrayente y, aunque está destinada un público más bien infantil, me llamó la atención y tenía bastantes ganas de leerla.

Cassandra es una joven huérfana que vive en un internado. Allí no le va muy bien, no tiene amigas y todas las chicas se meten con ella e intentan hacerle la vida imposible. De repente, un animalillo y un extraño chico aparecerán en su vida y le abrirán las puertas de un nuevo mundo en el que puede que sea feliz o, quizás, todo lo contrario...

Al principio me esperaba que esta novela fuera algo más juvenil, aunque es verdad que se había hablado de estaba destinada a un público más infantil. Los primeros capítulos me parecieron un poco sosillos y, aunque me entró curiosidad por saber más de ese mundo y de la historia de nuestra protagonista, no conseguí esa chispa que me enganchara a seguir leyendo sin parar. Sí creo que a un público más joven, quizás de unos 12-13 años, podría llegar a entusiasmarles más.

Me gustaría comentar la originalidad de la historia, tanto del mundo mágico, como de algunos personajes -entre ellos: un esqueleto y un escarabajo parlantes-, que me han aportado momentos divertidos. También el pequeño Saltapincho, un bichito adorable que esconde más secretos de los que yo imaginaba. Y, como no, Barahúnda, el misterioso chico que ayudará a Cassandra a descubrir lo que necesita saber. Los dibujos que aparecen en varias páginas hacen que podamos adentrarnos más en la historia e imaginarnos a los personajes de forma más clara.

Para sorpresa de muchos, en esta historia no encontraremos un romance ni entre la protagonista ni entre personajes secundarios. Aunque en alguna ocasión podemos ver ciertos acercamientos, no van más allá de una buena amistad.

Es un libro cortito y con la letra bastante grande, por lo que no puedo profundizar mucho más en él sin hacer spoilers. Sí diré que, aunque su final es bastante predecible, me habría decepcionado bastante que no terminara de esa forma.

En conclusión: Me ha resultado un libro entretenido y creo que podría llegar a entusiasmar a gente más joven, sobre todo si les gusta viajar a un mundo mágico.

Gracias a La Galera.