26 abril 2012

Reseña: Ad Fines



Título: Ad Fines
Autor: Juan Miguel Torrero Guilarte
Editorial: Círculo Rojo
Páginas: 492
Año: 2011
Precio: 18.00 €
Edición: Tapa blanda con solapas





Año 47. Julia y su esposo se trasladan desde Roma a Hispania para comenzar una nueva vida en las provincias del Imperio. Julia se siente desplazada, descontenta y hastiada con su matrimonio, hasta que conoce a Aula y Félix. En su compañía hallará una nueva forma de sobrellevar su existencia. Intrigas y envidias tejen una red que los llevará a la tragedia.

Quince años después unos sicarios asaltan una hacienda y una muchacha es rescatada por el joven Mario de una muerte segura y puesta a salvo bajo la protección de una familia de extrañas costumbres. La convivencia en esa casa cambiará su vida y allí descubrirá el amor.


Aunque la novela histórica no es algo que acostumbre a leer, cuando su autor me ofreció enviarme este libro para reseñarlo, no pude evitar decirle que sí. No suelo rechazar libros que me ofrecen, aunque sean de temáticas distintas a las que suelo leer habitualmente. Si alguien considera que soy indicada para reseñar su novela, lo haré lo mejor que pueda.

Julia es una mujer del año 47 que, como se acostumbraba en aquella época, ha sido obligada a casarse con alguien al que acaba de conocer. Por desgracia, no con el hombre que cualquier mujer desearía -apuesto, amable, respetuoso...- sino con uno poco cuidadoso y cruel. Cuando, después de dos abortos, tiene finalmente al hijo que esperan, un terrible suceso se produce y, a la vez que su marido se da cuenta de lo mal que la ha tratado, Julia acaba cayendo a un río, dejando a su marido en vilo, sin saber si seguirá viva o no.

Como he dicho anteriormente, las novelas históricas no son lo mío. No acabo de acostumbrarme al lenguaje que utilizan ni a la época en la están situadas. A pesar de ello, esta novela me ha resultado entretenida y conseguí poco a poco cogerle el ritmo.

Al principio tenemos como protagonista a Julia, una mujer casada con un hombre desagradable. Un tiempo después, la historia nos sitúa quince años después, cambiando a su vez de protagonista. Ahí conoceremos a Mario, un joven que vive con su cristiana familia -algo poco común y mal visto en esa época- y que, por casualidad, acaba rescatando a una joven de una muerte segura. Lidia, la joven, y él, estarán destinados a amarse, aunque puede que el futuro termine separándolos injustamente...

A decir verdad, la historia de Julia no me atrapó demasiado, pero sí lo hizo la historia de Mario. Creo que, aunque soy adulta, siempre me siento más identificada cuando hay un protagonista adolescente que cuando es adulto. Las dos historias, a pesar de ser bastante distintas entre si, tienen varios personajes en común y esconden ciertos secretos que las enlazarán por completo. Estos secretos no los conoceremos hasta prácticamente el final de la historia y, aunque me olía algo, me sorprendió bastante descubrirlos.

Obviamente, siendo un tipo de novela que no suelo leer, no me atrapó como lo haría con una persona a la que le gusten este tipo de historias -como mi padre-, pero, pese a ello, tengo muy claro que no es una mala novela y puedo asegurar que no me ha defraudado en absoluto.

La forma de escribir de su autor me pareció fluída, aunque en varias ocasiones se me hicieron pesadas las descripciones de los lugares. Tengo entendido que en la novela histórica es algo común detallar bastante este tipo de cosas, por lo que no me sorprendió que fuera así.

En conclusión: Si sois amantes de este tipo de novelas, creo que deberíais darle una oportunidad a esta historia. Estoy segura de que podréis disfrutarla como se merece.

 
Gracias a Juan M. Torrero Guilarte.

3 comentarios:

Eterna Lolita dijo...

Yo tampoco soy muy de novela historica :P Un besitooo!!

Ariel dijo...

A mi me gusta la novela historica, quizas algun dia lo lea. Un beso

MyuMyu dijo...

Yo aún lo tengo por leer pero le daré esa oportunidad muy pronto :).
¡Gracias por la reseña!
Un beso :)